Untitled Document
 
>Guardar

Formato pdf

Formato word
Imprimir página

 

Inicio / Foros / E-mail
 
Comunicado 11/12/03


PLATÓN CELEBRA SU ATERRIZAJE EN TELEMADRID REPARTIENDO BUFANDAS Y "MODERNIZANDO" LAS TÉCNICAS DE CONTROL

El director de Información, Miguel Platón, ha celebrado su nombramiento como miembro del Consejo de Administración de Telemadrid, a propuesta del PP, con el reparto de bufandas de 500 euros en adelante a directivos y cargos del grupo 0 que, según ha trascendido estos días, pasarán bien abrigaditos las Navidades a costa de los salarios del resto de trabajadores de la empresa.

En paralelo, los trabajadores estamos recibiendo en los últimos días unas cartas anónimas, sin firma ni sello ni fecha, en las que se nos adjudica una clave secreta para encender el ordenador y acceder a los distintos servicios y programas, como el EDF, Efedata, Internet o Intranet, a los que estemos autorizados según por no se sabe quién. En las delegaciones, además, se están repartiendo claves específicas para "marcar" las informaciones de corresponsales y colaboradores.

Todo ello sin que nadie se responsabilice, sin que haya una comunicación pública de esa supuesta nueva norma y sin que se haya puesto en conocimiento de la representación de los trabajadores. Todo ello con un fin evidente: controlar, inspeccionar, coartar a los trabajadores. En bancos y grandes empresas ya está funcionando este sistema y están despidiendo a la gente gracias a la valiosa información sobre horarios, costumbres, cantidad de trabajo realizado, etc. que esas claves proporcionan al empresario.

Y mientras la Dirección sólo se preocupa por controlar al personal, la Agencia sigue perdiendo cuota de mercado e interés hasta para el propio Gobierno. En un reciente viaje a Bagdad, la ministra Ana Palacio tuvo que aligerar equipaje periodístico y apeó del avión al redactor de Efe. En otro viaje posterior, a Guinea, la ministra tuvo que ser fotografiada por personal de la Embajada porque no viajó con ella ningún redactor gráfico de Efe.

La Dirección pierde el juicio

La Dirección sigue optando por judicializar las relaciones laborales en Efe y despreciando la negociación y el diálogo. En Santiago de Compostela, la nueva delegada se ha enfrentado, nada más llegar, con toda la plantilla al no respetar el horario de 35 horas semanales que rige en esa delegación desde hace muchos años. Un juez acaba de darle la razón a los trabajadores y les reconoce a todos los efectos la jornada de siete horas, aunque la Dirección se niega a acatar la sentencia. ¡Bien por los compañeros de Galicia!

En Madrid, dos trabajadoras que acababan de ser madres fueron despedidas en julio sin que la Dirección atendiera a su situación personal. Un juez ha fallado que el despido de Carmen Tello es nulo y el de Carmen Abad improcedente. En ambos casos la empresa ha preferido recurrir la sentencia o mandarles el salario a casa antes que readmitirlas y darles un puesto de trabajo. También en Madrid el delegado sindical de CC.OO. Félix Ropero acaba de ganar un juicio en el que pedía que se le restituyera en las funciones propias de su categoría en el Departamento de Internacional.

En Sevilla, el compañero Juan Ernesto García Chicano ha recibido una carta en la que le comunican su traslado forzoso a Madrid en contra de su voluntad. Respaldado por todos sus compañeros y por los representantes de los trabajadores, este trabajador ha tenido que acudir a los tribunales para defenderse del ataque empresarial. La Dirección es plenamente consciente de que el traslado no cumple con ninguno de los requisitos establecidos en el Convenio y en el Estatuto de los Trabajadores, pero una vez más desprecia la ley y el sentido común. El juicio se acaba de celebrar y está pendiente de sentencia.

Por último, la empresa acaba de despedir a Salvador García de la Torre, del Departamento de Televisión, con una indemnización superior a los 200.000 euros. Salvador planteó una demanda judicial para que se le restituyera en su horario, ganó el juicio y ahora la empresa opta por un despido improcedente y cuyos fondos salen de la masa salarial.


Completada la transposición de toda la plantilla al sistema de clasificación profesional y denunciado el Convenio de 2003

La Comisión Paritaria, formada por el Comité Intercentros y la Dirección, ha completado el proceso de transposición al nuevo Sistema de Clasificación Profesional de los trabajadores que no firmaron el convenio de eficacia limitada. Ha habido acuerdo sobre la clasificación de 40 trabajadores y desacuerdo sobre 14. En la nómina de diciembre se cobrarán las cantidades que les corresponden, al no haberse formalizado el proceso en la fecha prevista en el Convenio.

Concluido este trámite, se abre ahora la posibilidad de revisar el Sistema para mejorarlo y corregir las disfunciones que se han producido en su puesta en marcha, de acuerdo con lo previsto en el Convenio.

Por otra parte, el Comité Intercentros ha denunciado ante el Ministerio de Trabajo y ante la empresa el convenio colectivo de 2003 y ha propuesto el inicio de las negociaciones para el mes de enero, sin perjuicio de los acuerdos que pueda haber en próximos días en las materias de desarrollo del convenio que ahora termina (regularización de contratados -que hoy ha sido motivo central de una Asamblea informativa en Madrid-, comisión sobre el Estatuto del Exterior y comisión sobre Disponibilidad).


Ha muerto Ascensión, limpiadora del turno de noche

Nuestra querida compañera Ascensión, que durante años trabajó como limpiadora del turno de noche en la sede central de Madrid, ha muerto prematuramente y en penosas circunstancias.

Ascen, como tantos/as compañeros/as de las subcontratas que trabajan para Efe, sufrió unas condiciones laborales que nos deben mover a la reflexión. Ni los trabajadores ni la Dirección podemos ser cómplices de la explotación a que son sometidas estas personas, sin revisión salarial desde hace años, con unos ritmos de trabajo frenéticos, sin poder librar durante semanas o sin derecho a coger ni un resfriado porque, para ellas, una baja por enfermedad supone perder el salario de ese día.

Madrid, a 11 de diciembre de 2003